Cincuenta sombras de Grey. Recomendado para masoquistas.

 Una reseña a dos manos en el más puro estilo POL & POL.

Sinopsis.

Cuando la estudiante de Literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarle, pero pronto comprende cuánto le desea. Cuando la pareja por fin inicia una apasionada relación, Ana se sorprende por las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos…

Detalles del producto

JP: —Este libro es el primero de una trilogía. Lo primero que se me ocurre cuando sólo llevo una tercera parte leída, es que no puede ser que un argumento tan nimio pueda dar para tanto libraco, opinión que se refuerza cuando ya he concluido (¡por fin!), la lectura.

BP: —Pues a mí no me ha costado tanto leerlo. La verdad es que una intensiva campaña de marketing no es suficiente para que un libro venda tanto. No cabe duda de que le gusta a mucha gente, quizá por el morbo del sadomasoquismo.

JP: —¡Pero si el sadomasoquismo no es más que una excusa! No he visto que haya aportado nada nuevo ni realmente escandaloso. En realidad, la historia me ha parecido un simple romance, adornado por el tema del BDSM y la frase con que se ha vendido: “porno para mamás”.

BP: —Pues mira, eso es lo que a mí no me ha parecido acertado: lo de “porno para mamás”. En realidad me parece una lectura más acorde con los gustos de mujeres jóvenes. Y coincido en que la historia de amor es de una candidez bastante adolescente. Es género rosa total, pues las abundantes escenas supuestamente explícitas de sexo son en realidad muy Light, muy de mente femenina. Para producir un libro realmente escandaloso, mejor le hacemos el encargo a un ente-escritor que esté a medias entre la contundencia de Camilo José Cela (padre) y Sánchez Dragó. Ahí sí que tendrías descripciones explícitamente escabrosas, palabras malsonantes, auténticas torturas, y sobre todo buena prosa.

JP: —¿Quieres decir que para ser un buen libro debería haberlo escrito un hombre?

BP: —No, no. “Un buen escritor”. Si en el fondo, el libro se vende porque es una simple historia de amor. Lo simple, si dulzón, y encima disfrazado de “porno” y “sado”, vende.

JP: —No sé. Se supone que un libro romántico vende porque las lectoras se sienten identificadas con el personaje femenino, y porque el protagonista masculino encarna sus fantasías.

BP: —Pues ahí lo tienes: a la gran mayoría de lectoras les mola el joven atractivo, millonario y por redimir que encarna Grey.

JP: —Ya, claro, y la virginal protagonista en realidad ya tiene mente sumisa, porque más que “inocente” es una ignorante.

BP: —¡Pero si es una universitaria!

JP: —Pues por eso no me creo a ese personaje. ¿En serio engancha tanto una heroína tan tonta, ignorante y romántica, y un galán arrogante, celoso y controlador? ¿O se le perdona todo porque es guapo, joven y rico? Si ella no tiene ni idea de nada, es más, tiene graves limitaciones mentales, incluso él le tiene que decir cómo tomar la píldora. Otra cosa que detesto de ese libro es la pobreza de los diálogos, repetitivos y en ocasiones hasta ridículos, así como el resto de la narración en general, las expresiones faciales, por ejemplo: los personajes todo el tiempo fruncen los ceños, arquean la ceja, se muerden el labio, ponen los ojos en blanco, ella parece un semáforo, ruborizándose a cada momento (cuando no se pone roja como un tomate).

BP: —Vale, vale. No vas a leer los dos tomos siguientes, ¿no?

JP: —Verás…   YO NO SOY MASOQUISTA.

BP: —Jajaja, no, pero eres diabólica.

Advertisements

5 thoughts on “Cincuenta sombras de Grey. Recomendado para masoquistas.

  1. Realmente no es una revelación literaria, coincido totalmente con Jo en lo de Anastasia, en ocasiones me recuerda mucho a Bella Swan de Crepúsculo. El primer libro resulta interesante y como novela rosa o erótica pasa bastante. Sin embargo la trama se extiende demasiado hasta aburrir, digamos el tercer libro resulta innecesario. Además llega un momento en que las escenas de sexo, incluso las románticas se vuelven excesivas y reiterativas, el romance es bueno pero no hay que exagerar. Por otra parte no me resultaron convincentes algunos giros en el personaje de Cristian Grey, primero es un hombre lleno de misterios, dominante, posesivo y llega a convencernos. De repente, diría yo demasiado rápido, se transforma a alguien supersensible. Aunque el amor puede ser poderoso no creo que alguien con tantos conflictos internos cambie tan de repente. Lo que se podía haber aprovechado para fortalecer los conflictos entre los dos protagonistas. En general, me resultó interesante y pienso que se deja leer, nos acerca en gran medida a las complejidades de las relaciones de pareja en la actualidad, donde las prácticas sexuales rompen todo tipo de reglas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s